Cirugía Mamaria

Cirugía Mamaria 2018-03-19T12:02:32+00:00
La Mamoplastia de aumento, es un procedimiento quirúrgico indicado cuando hay una falta de desarrollo de las mamas o una pérdida de volumen de las mismas, ya sea posterior a los embarazos o, a consecuencia de la edad, o cuando la paciente considera que el volumen de sus mamas es insuficiente.
Se realiza, siempre y cuando, se haya completado el desarrollo puberal.
La cirugía consiste en aumentar el volumen de las mamas utilizando implantes. Estos, se introducen a través de distintas vías de abordaje: incisión periareolar (a través de la areola), en el surco submamario o a través de una incisión en la axila. Los implantes se pueden colocar debajo de la glándula (subglandulares) o debajo del músculo pectoral (submusculares).
Existen diferentes tipos de implantes; redondos o anatómicos (con diferentes alturas, volúmenes y proyecciones), de gel de silicona cohesivo o de suero fisiológico, y de superficie lisa o texturizada.
La elección del implante estará en función de las características físicas de cada paciente.
Antes de la cirugía, debe realizarse un estudio preoperatorio exhaustivo, para valorar la existencia de lesiones pre-malignas o malignas, en cuyo caso, estaría contraindicada.
Se realiza bajo anestesia general y la duración de la cirugía es, aproximadamente, de una hora y media.
Al finalizar la misma, se coloca un vendaje compresivo durante unos días, que posteriormente se sustituye por un sujetador cómodo que deberá llevar durante un mes.
No hay contraindicación para la lactancia materna.
A las dos semanas, la paciente puede llevar una vida normal, siempre y cuando tome las adecuadas precauciones, como evitar esfuerzos y movimientos bruscos de los brazos.
Las mamas de gran tamaño, suelen ser un problema por su exceso de peso y volumen. Esto conlleva la aparición de problemas de sobrecarga en los hombros, dolores de espalda y lesiones de la piel localizada debajo de los pechos, debidas al roce y al sudor.
Es una operación muy recomendable, especialmente en mujeres jóvenes, para evitar dichos problemas y también, complejos y problemas psicológicos.
Es un procedimiento quirúrgico que busca un triple objetivo; reducir el tamaño de las mamas, para evitar los problemas funcionales, elevarlas y conseguir un buen resultado estético de las mismas.
La cirugía consiste en resecar la piel y tejido mamario en exceso, así como reubicar la glándula mamaria para elevarla. En este tipo de cirugía, quedaran unas cicatrices que pueden ser desde, una única cicatriz alrededor de la areola (periareolar), hasta una cicatriz vertical y otra horizontal (en el surco submamario). Esto dependerá del tamaño, anchura, caída de las mamas y laxitud de la piel.
Estas cicatrices, con los adecuados cuidados postoperatorios y con el paso del tiempo, pueden llegar a ser prácticamente imperceptibles.
Se realiza bajo anestesia general y suele durar, unas tres horas.
Al finalizar la intervención, se coloca un vendaje compresivo durante unos días, que posteriormente se sustituye por un sujetador cómodo que deberá llevar durante un mes.
Generalmente, las actividades cotidianas pueden realizarse a partir de los 15 días.
Un dato importante a tener en cuenta, de esta cirugía, es que la técnica quirúrgica que utilizamos, permite la lactancia materna, en aquellas jóvenes que posteriormente son madres.
Las mamas a lo largo de la vida van envejeciendo, por lo que caen de manera gradual y progresiva con el paso del tiempo.
Estos cambios se ven acentuados por los embarazos, las perdidas severas de peso y la falta de elasticidad de la piel.
La cirugía se realiza bajo anestesia general y consiste en el reposicionamiento de las mamas, para lograr un pecho mas juvenil.
Se retira la piel en exceso y se reubica el tejido glandular.
Las cicatrices van desde, una única cicatriz alrededor de la areola (periareolar), hasta una cicatriz vertical y otra horizontal (en el surco submamario). Esto dependerá del tamaño, anchura, caída de las mamas y laxitud de la piel.
Las cicatrices, con los adecuados cuidados postoperatorios y con el paso del tiempo, pueden llegar a ser prácticamente imperceptibles.
En ocasiones es necesaria la colocación de implantes mamarios para restablecer la falta de volumen.
Al finalizar la intervención, se coloca un vendaje compresivo durante unos días, que posteriormente se sustituye por un sujetador cómodo que deberá llevar durante un mes.
El periodo de recuperación es corto siendo las molestias mínimas. Generalmente, las actividades cotidianas pueden realizarse a partir de los 10 días.
Las mamas tuberosas o tubulares, son una malformación congénita, que comienza a hacerse visible con el desarrollo puberal de las mamas.
Se caracterizan por:
  • Afectar a una o ambas mamas.
  • Base de la mama estrecha, dando un aspecto tubular y en ocasiones, de mama caída.
  • Surco submamario alto.
  • Areolas de gran tamaño y abultadas por herniación del tejido glandular.
  • Suelen ser mamas de menor tamaño, aunque algunas tienen tamaño normal.
  • Las mamas suelen ser asimétricas en la mayoría de los casos.
Las mamas tuberosas tienen el aspecto de unas mamas separadas, de diferente tamaño, con un polo inferior corto y forma tubular con grandes areolas.
La reconstrucción se realiza mediante técnicas quirúrgicas que permitan la remodelación de la glándula mamaria, como movilización de tejido glandular y Lipofilling mamario y, cuando sea necesario, la colocación de una prótesis mamaria anatómica para dar el volumen necesario.

En la actualidad, la mayor parte de las mujeres que se han sometido a una mastectomía por cáncer de mama o por alguna otra patología que así lo requiera, son buenas candidatas para una reconstrucción mamaria.

El objetivo principal de la reconstrucción mamaria es lograr una mama con un aspecto lo mas natural posible. Para muchas de ellas, la reconstrucción de su pecho, les ayudará a sentirse mejor consigo mismas, recuperarán la simetría de su pecho, proporcionándoles un bienestar psíquico y físico, que les ayudará a enfrentarse mejor a esa nueva etapa de su vida. En definitiva, una mejor calidad de vida.

Para la reconstrucción mamaria, disponemos de diversos procedimientos quirúrgicos, inmediatos o diferidos, que proporcionan unos resultados estético-funcionales muy satisfactorios. La elección del tipo de reconstrucción, variará en función del tipo de tumor, tamaño, edad, estructura corporal de la paciente y estilo de vida, entre otras.

Las diferentes técnicas quirúrgicas, que realizamos, son:

  • Reconstrucción con músculo dorsal ancho: consiste en rotar piel y músculo de la espalda, para llevarlo a la zona de la mama a reconstruir. También se coloca debajo del músculo, un implante mamario para dar un volumen y forma natural.
  • Reconstrucción con músculo del abdomen: es el llamado colgajo TRAM. Consiste en tomar piel de la parte inferior del abdomen y musculo recto del abdomen, para colocarlo en la zona de la mama a reconstruir. Con esta técnica no es necesario colocar ninguna prótesis mamaria, ya que el musculo y la piel dan el volumen adecuado a la mama reconstruida.
  • Reconstrucción con expansor e implante mamario: Es la reconstrucción que más realizamos en la actualidad, siempre que sea posible, ya que no se requiere tejido de otras partes del cuerpo. Consiste en colocar, en el mismo tiempo que se realiza la mastectomía, un expansor mamario, debajo del musculo pectoral. Este expansor pasado unos días, lo vamos llenando de suero fisiológico progresivamente, hasta lograr el volumen deseado. En un segundo tiempo, se retira el expansor y se coloca un implante mamario. También existe la opción del expansor-prótesis, que no es necesario retirar, lo cual reduce los tiempos quirúrgicos necesarios.
La ginecomastia se define como el crecimiento o sobre-desarrollo de la glándula mamaria en el varón.
Su frecuencia es de un 40-60 % de los hombres. Puede afectar a una sola mama o a las dos, tanto de manera simétrica como asimétrica.
Aunque en la gran mayoría de los casos no hay causa conocida, se puede relacionar con determinados medicamentos, alteraciones hormonales, drogas y ciertas enfermedades.
El desarrollo de las mamas puede ser a expensas solo de tejido graso en la zona pectoral, o combinado, es decir, aumento de tejido glandular y tejido graso.
Es una operación especialmente indicada, para aquellos varones que deseen mejorar su aspecto físico, y así evitar complejos y problemas psicológicos. Se consigue un aspecto plano del tórax, con una buena definición de la musculatura pectoral.
La cirugía se realiza bajo anestesia local y sedación, o anestesia general. Se realiza una pequeña incisión en la porción inferior de la areola y se extrae el tejido glandular redundante. Este procedimiento puede ser realizado solo o combinado con liposucción.

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Medicina Estética Facial
Cirugía Estética Corporal
Lipofilling
Medicina Estética Corporal
Otros tratamientos